¿Les ha pasado que tienen que explicar y darle cuenta y razón de su vida a la gente extraña? Y por gente extraña me refiero a personas que no tienen ninguna relación con ustedes, llámense vecinos, arrendadores, roommates, y cualquier otro título ajeno. A mí me ha pasado y muy seguido, tanto que ya me tienen tan harta y ya alcance mi límite. De repente empecé a notar, que siempre tengo que darle explicaciones a la gente, de mi comportamiento,de mi vida social y sexual, si recibo visitas la mente ágil de estas personas empiezan a elucubrar e imaginarse una voraz,desaforada y candente sesión sexual vamos casi una maratón, si estuviste mucho tiempo a solas con tu visita, y si duró poco tiempo, solo tuviste un rápidin. Y si por alguna razón, sales a pasear o hacer algunos mandados, y la gente se dio cuenta que saliste y regresaste muy rápido, inmediatamente te preguntan que si no te llevaron a comer… Es tan fastidioso, que tengas que estar explicando tu vida. Por ejemplo, hace unos días, después que regrese de trabajar, llegue con el antojo de tomar una cerveza, y la compre en el trayecto a casa, pues estaba mi roommate, me invita a cenar, y le digo que no quiero porque ya comí en mi trabajo, pero que voy a tomarme una cerveza y que ya la traigo y me la voy a servir, pues no termino de decir esto e inmediatamente empieza a decirme de su religión, que no debo tomar, que es un pecado que si están pasando cosas fuertes en mi vida y no puedo resolverlas, la borrachera no es la solución, que busque a dios, que él es mi respuesta, que tome vino celestial y un montón de cosas más. Yo ya estaba al borde de mentarle su madre, pero me dije a mí misma. Mi misma contrólate, no estás en tu casa, solo compartes la habitación y si ella no te respeta… Respeta tu. Así que, con mordiéndome los huevos, le conteste con mucho respeto… Mire, yo solo compre una cerveza, y es la que me voy a tomar, yo no soy alcohólica ni teporocha, y si la compre es porque se me antojo, y ni mí madre me prohibía tomarme una cerveza. Y en cuanto a lo de dios, cada quien es libre de creer en lo que quiera, yo he leído la Biblia muchas veces y no me interesan las religiones, y si usted es feliz en su religión, pues bien por usted… La mujer me responde, !ah¡, es que de nada le sirve leer la Biblia si no le ha sido revelada por el Espíritu Santo, usted no sabe lo que yo sé, por eso se comporta así me dijo. Bueno, la cosa iba empeorando,así que me serví mi cerveza y me la tome, y la individua con su trompota enojada… Baste decir, que duró enojada hasta la siguiente fecha de pagar la renta. En fin, estos son solo ejemplos, puedo contarles lo que me pasó con otra roommate, pero es muy largo… Y esto es solo una reflexión. No se metan en lo que no les importa, si están faltos de sexo no se imaginen que la persona de al lado es una ninfómana insaciable, si encuentran un líquido claro y de olor agradable no se imaginen que es lubricante, y si encuentran un consolador rosita escondido por allí no piensen que su dueña pasa noches interminables auto complaciéndose, busquen con quien dar rienda suelta a su imaginación y quítense las ganas… Vivan su vida, la gente ocupada no tiene tiempo para rumiar vidas ajenas, o ya de perdis metanse a estudiar algo, hay mucha gente viviendo en los Estados Unidos desde hace mucho tiempo y ni siquiera hablan inglés, y si van a cambiar sus vicios por la religión, por lo menos estudien otros libros no sólo la Biblia, !ubíquense carambas¡¡

Galería